Search Google Appliance

Historia del Estado

La historia de un estado, de una provincia política, siempre tiene el riesgo: ser una abstracción, y sobre todo cuando pretendiendo hacer una historia social se circunscribe a los límites políticos. Además, en nuestro Estado de México las unidades socioeconómicas y socioculturales han ido cambiando al ritmo de los tiempos.

Si a esto añadimos que la historia política del Estado de México es en cierta medida la historia de varias desmembraciones que ha sufrido y que, a pesar de ellas, es actualmente la entidad más poblada de toda la federación, incluso frente al Distrito Federal, con una población procedente, en mucho, de otros estados, caemos en la cuenta de la peculiar dificultad de abordar, en espacio reducido, el devenir del Estado de México", son palabras de los historiadores Ma. Teresa Jarquín y Carlos Herrejón Peredo del Colegio de México.

Sin embargo, como los propios historiadores lo dicen, "una síntesis asequible, actual y fundamentada, así fuera circunscrita a los aspectos más bien políticos, era necesaria en nuestra entidad". Y desde los años 90`s empezaron a publicarse los primeros textos de la historia general de nuestro estado, siendo los que en este Portal del Estado de México se retoman para hacer apenas una síntesis de nuestra historia como entidad.

Los textos aquí expuestos se retoman de la obra "Breve historia del Estado de México" D.R © 1995, FIDEICOMISO HISTORIA DE LAS AMÉRICAS
D.R © 1995, EL COLEGIO DE MÉXICO
Camino al Ajusco, 20; Pedregal de Santa Teresa 10740, D.F.
D.R © 1995, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA
Carretera Picacho-Ajusco, 227; 14200 México, D.F.
ISBN 968-16-4563-4

 

Consultar más información en http://bibliotecadigital.ilce.edu.mx


Cuando se inició el gobierno de Cuautitlán, a fines del siglo VIII, estaba a punto de ser abandonada la ciudad de Teotihuacan.

Al despoblarse este centro de poder, donde la clase sacerdotal parece haber jugado un papel dominante, el militarismo cobró mayor importancia y algunas poblaciones establecieron su hegemonía mediante guerras de conquista que propiciaban la imposición de tributos a los pueblos vencidos. Nuestra región quedó dentro del área de influencia de Tula.

Además de combativos, los toltecas o habitantes de Tula eran hábiles para las tareas manuales y las labores artísticas. Otros pueblos los imitaron y de ellos aprendieron también la lengua náhuatl.

Por ello la cultura tolteca se convirtió en el modelo que siguieron las sociedades más refinadas del centro de México.

Más adelante, Tula cayó ante la presión de tribus llamadas chichimecas, que se adueñaron de esta región, abandonaron lentamente su anterior vida nómada, fundaron ciudades y aprendieron el idioma, las formas de vida, así como los oficios y las artes de los toltecas. Los recién llegados crearon importantes centros urbanos y religiosos, como Tenayuca, Texcoco, Azcapotzalco, Chalco y Amecameca, entre otros.

No obstante el prestigio cultural de la lengua náhuatl, hubo algunos pueblos que mantuvieron su idioma y sus costumbres ancestrales, como es el caso de los matlatzincas del valle de Toluca y la zona fronteriza con los purépechas o tarascos; los ocuiltecos del suroeste (límites con el estado de Morelos); los mazahuas del oeste (límites con el estado de Michoacán), y los otomíes del norte y noreste (límites con el estado de Hidalgo).

Una de las últimas tribus en llegar al valle de México fue la de los aztecas o mexicas, que fundaron México-Tenochtitlan y, en alianza con Texcoco y Tlacopan, en sólo cien años crearon el más poderoso estado militarista de la época.

A la llegada de los españoles, Tenochtitlan tenía sometidos a los matlatzincas de Calixtlahuaca, Teotenango y Malinalco; a los otomíes de Xaltocan, Xilotepec y Otompan; a los mazahuas de Jocotitlán, e incluso a los mexicas de Tlatelolco y a sus propios aliados, los acolhuas de Texcoco.

Hernán Cortés supo aprovechar el descontento de algunas de estos pueblos, se alió con sus caciques, hizo la guerra a los súbditos de Moctezuma Xocoyotzin, Cuitláhuac y Cuauhtémoc, y logró tomar la capital de los mexicas el 13 de agosto de 1521. Aunque con alguna resistencia, poco después cayeron en poder de los españoles todas las poblaciones existentes dentro de los que hoy es el Estado de México.

Entre los personajes que destacaron en la Época Prehispánica se encuentran:
• Chicontonatiuh, gobernador de Cuautitlán
• Xólotl, fundador de Tenayuca
• Tecpoyo Achcauhtli, promotor de la agricultura en Xicco
• Nezahualcóyotl, Nezahualpilli y Cacamatzin, poetas de Texcoco
• Chichicuepon, poerta de Chalco
• Apaztli, fundador de Chicoloapan
• Tlilcuezpalin, héroe otomí de Jiquipilco

En tierras del actual Estado de México, la Conquista Española puede abordarse desde diferentes puntos de vista: la conducta de los indígenas hacia los extranjeros; el itinerario geográfico de Cortés y sus tropas, y meditar acerca de las actitudes políticas de conquistadores y conquistados.

Los indígenas - especialmente el soberano de Tenochtitlan-, mostraron actitudes contradictorias hacia los seres extraños provenientes del oriente y que arribaron a tierra firme en el año 1 ácatl-1519.

Moctezuma II, el soberano tenochca, tuvo noticias por sus vigías y mensajeros de la presencia de naves y hombres extranjeros, animales y objetos que "vomitaban" lumbre y causaban muerte. Para descifrar esas apariciones, consultó a los hechiceros más famosos.

Dos poblados del actual territorio mexiquense gozaron de fama entonces, por tener excelentes brujos: Malinalco y Chalco. Los malinalcas expresaron que la información en las pinturas, heredadas de sus antepasados, no coincidían con las descripciones presentadas a Moctezuma. Los de Chalco no hicieron declaraciones y se concretaron a observar y recibir a los enviados que llegaban a su territorio, entre ellos a los nigromantes más capaces enviados por el soberano de Tenochtitlan.

El cronista chalca Chimalpahin relata escuetamente los primeros contactos de aquellos pueblos con los españoles; registró información sobre la crueldad con que éstos trataron a los prisioneros indios y los estragos causados por la epidemia de viruela. Los chalcas se constituyeron en aliados valiosos de los españoles, y uno de sus logros fue apoderarse del templo de Huitzilopochtli, en Tenochtitlan, hazaña no lograda por tlaxcaltecas ni por texcocanos. Los señores chalcas llegaron a reconocer la autoridad de Cortés y quisieron que él designara a los gobernantes de las cabeceras de esa provincia. Después de consumada la victoria hispana sobre el señorío mexica, los chalcas siguieron acompañándolos en las posteriores expediciones al norte; por ejemplo, a la guerra del Miztón, en la que intervino el señor de Tlalmanalco, don Francisco de Sandoval Acacitli, quien llevó un cuidadoso registro de la participación chalca en esa guerra.

El choque entre españoles e indios en la zona central de México, en el siglo XVI, propició una nueva actitud en la población indígena que mantuvo latentes tradiciones prehispánicas, las que hasta la fecha le proporcionan un sentido de identidad colectiva y un lazo de unión muy sólido. Se transformaron los conceptos de propiedad de la tierra, privatizándola fuertemente, pero se mantuvo la tierra comunal. Se introdujo el ritual católico, aunque se conservaron muchas prácticas o creencias anteriores. En el centro de la Nueva España ( lo que hoy es el Estado de México) se manifestó la dinámica entre las dos categorías de agentes participantes del proceso de transculturación: los indios y los españoles en su relación productora, social y política. La formación de esta nueva sociedad constituyó un proceso largo caracterizado por un movimiento entre lo hispánico y lo indígena durante los siglos XVI y XVII hasta lograr una nueva clase de cultura producto del mestizaje.

El Estado de México es un ejemplo idóneo de éstos y otros mecanismos, pues se encuentra en el camino entre valles que se caracterizaron por una producción agroganadera y el centro consumidor de ellos, la ciudad de México. Esta posición intermedia le permitió conservar los rasgos indígenas a la vez que recibía la influencia española. Al mezclarse ambos, se logró una sociedad representativa de la conquista espiritual y cultural que mantiene fuertes rasgos indígenas, característicos de la realidad nacional.

 

Gobierno del Estado de México 2016
Esta página esta diseñada para verse mejor en resolución 1280 X 768 o superior, Firefox & Chrome V30, Safari V5, IE 10
Este sitio esta optimizado para visualizarse en dispositivos moviles, smartphones y tabletas